El más bello poema de amor

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos.

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.

[Miguel Hernández]

ciclos

Hablábamos en primera persona del plural, ahora es segunda del singular. De todas maneras, tal y cómo me has enseñado, ahora sé que la vida es curva, que las relaciones son ciclos y que avanzamos en espiral; espero que no en círculos.

y lo que era un proyecto sobre mí ahora parece ser un proyecto sobre ti (¿volverá a ser sobre mí?), al fin y al cabo era un proyecto sobre mi vida, la única diferencia es que he cambiado de posición para con la cámara.

aunque es gracioso, porque repaso las fotos y ahora parece que el proyecto siempre fue sobre ti. Lo cierto es que el espacio y la luz parecen ser las mismas.

img_9685

img_1833