Hater

«Mi obra, es la conexión entre individuos, un proceso deconstructivo, en el que busco la descomposición. El fin, la retroalimentación, que el resultado sea introducido de nuevo en el sistema, con el fin de optimizar el resultado.»

¿Pero cómo se le ocurre estas cosas a la gente? ¿Qué coño significa? O es que yo soy tonta y no lo pillo o el postureo/verborrea/palabrerío del arte se nos está yendo de las manos.

Anuncios

Baile de sombras

Entonces, ¿dónde reside la clave del misterio? Pues bien, voy a traicionar el secreto: mirándolo bien no es sino la magia de la sombra; expulsad esa sombra producida por todos esos recovecos y el toko no ma enseguida recuperará su realidad trivial de espacio vacío y desnudo.

Junichiro Tanizaki, El elogio de la sombra

IMG_9928

IMG_9930

IMG_9931

IMG_9933

IMG_9938

IMG_9939

IMG_9940

IMG_9942

No viajes

IMG_8649

No viajes. Sobre todo si eres de esas personas que regalan una parte de su corazón a los que llaman amigos. Te irás y esa parte de ti quedará vacía. Corres el terrible riesgo de que tu corazón se seque. Que te de igual todo, que nunca hagas verdaderas amistadas porque para qué. Terminarás odiando los aeropuertos. Aeropuertos como sinónimo de despedida. Aeropuertos como sinónimo de llanto. Como sinónimo de quedarse plantado mientras ves a la persona que quieres pasar por el control de Policía y desaparecer. O como sinónimo de hacer la fatídica cola con la cara desencajada mientras que sientes la mirada de la otra persona clavada en la nuca. Volverse, un último adiós. Hasta dentro de unos meses, un año, o quién sabe. Aeropuerto como sinónimo de mal augurio. De distancia, de rupturas. De adiós y sabe quién cuándo nos volveremos a ver.

IMG_8636

Viajar y vivir en otros países está sobrevalorado. Cierto; harás amigos, conocerás culturas, tendrás nuevas experiencias y, probablemente, crecerás como persona. Pero recuerda que todo acaba, que volverás y aquellas experiencias se quedarán en recuerdos lejanos, y los amigos… Ay, los amigos. Uno en Japón, otro en Rusia, otro en China y, con suerte, el resto en Francia o Irlanda.

IMG_8771

 

No viajes. Quédate en tu pueblo. Con tus amigos de toda la vida que también se han quedado y que no te van a abandonar. Enamórate de tu vecino. Conoce tu ciudad a fondo, sus esquinas y leyendas. Y si viajas no te quedes mucho tiempo, conoce, experimenta, come, lee, habla, haz el amor. Pero vuelve a la dulce cotidianidad de lo conocido. Aprende a amar el lugar en donde vives.

IMG_8761

Esta historia no tiene un final feliz. Es la cruda realidad y alguien tenía que decirlo.

IMG_8815

Este texto lo escribí un día en el que todo lo veía gris. Hoy me parece demasiado amargo pero aun así he querido publicarlo y dedicarle unas fotografías porque, en parte, son palabras honestas—sigo pensando igual; vivir en el extranjero no es tan fácil por enriquecedor que sea—y, por otra parte, porque me exaspera esta moda del bloguero viajero. No todo el mundo quiere dejar su trabajo y vivir cada mes en un país. Si es tu sueño, adelante, pero si lo que quieres es todo lo contrario recuerda que es igualmente lícito. Nadie escribe sobre quedarse en casa y creo que somos muchos los que elegimos esta opción y lo hacemos a mucha honra.

Pa las cuevas

El solsticio de invierno nos invitó a subir San Miguel Alto a disfrutar de la puesta de sol a ritmo del grupo de calle granadino Elsa Bhör.

 

PA LAS CUEVAS – Elsa Bhör

Comprando, en plaza Larga escuché esta mañana 

Que una vecina, se quejaba

Del jaleo de la pasada madrugá

Parecían, muñecos de bronce

De una época pasada

Que subían, por l’Alhacaba

Montando jarana

Personajes ilustres de Graná! 

La Canastera, el Frascuelo, y hasta Lorca y Falla

Subían todos en hermandad,

El primero de ellos, Gran Capitán

Panaderos, Salvador y Plaza Aliatar 

Guatimocín y San Luis y ahí están ahí están

Yo me voy yo me voy pa la cueva

Yo me voy yo me voy de la ciudad 

Y ahí te quedas Graná parapapa

Bye Bye qué bien! Que yo me voy pa San Miguel

Pronto se movilizó

El Hurtado con su gran legión

Bandas violentas sedientas

De la libertad de los cuarenta

Gran revuelo se formó

La ordenanza se reformó

Y ahora además de beber, comer, cantar

Un instrumento hacer sonar

Se prohibió

Ser de bronce y caminar

No fue chica la algarabía

De Almanjayar hasta el Zaidín

¡Ay! Todo el mundo salía

Sobre los muñecos, la muchedumbre se acercó

Y con voz ronca Carrasco su retahíla comenzó:

Somos cuatro poetas y un amigo de las letras

Un músico y una bailaora

Una reina, un torero, dos frailes

Y uno de ellos limosnero

Todos somos de paz

Menos de Córdoba y Aguilar, Gran Capitán

Pero estamos de acuerdo

En cambiar el asfalto por las pitas del cerro